Fortalece tu sistema energético

Para aquellos que ya seáis conscientes de la existencia de vuestro cuerpo energético, que lo estéis descubriendo o, ya tengáis sospechas de su existencia, hoy quiero compartir con vosotros una herramienta muy útil para conservarlo en forma. Extraigo la información del libro Clarividencia: Teoría y práctica de Rodrigo Medeiros, que lo explica muy bien.

Antes de describir la técnica, creo que es necesario en modo de introducción explicar que es el cuerpo energético y situarnos en contexto para una mayor comprensión de lo que se trata de transferir aquí.

Si partimos de la base que la conciencia (ser, yo), no es algo físico ni material, entonces, ¿cómo interactúa con otras conciencias y con el ambiente a su alrededor? La respuesta es que utiliza vehículos o cuerpos para interactuar.

Uno de ellos es el cuerpo físico, el que todos conocemos de sobras. Otro es el cuerpo llamado astral con el que interactuamos en dimensiones más sutiles. Y digamos que entremedias de estos dos está el cuerpo energético, en el que voy a dar alguna serie de detalles ya que es el que nos ocupa en este post.

Este es el cuerpo que contiene los chakras o centros de energía. Es también el cuerpo que utilizamos para percibir el patrón de las bionergías de un lugar o de una persona.

Es un agente vitalizador del cuerpo físico y hay varias prácticas y técnicas alternativas que se centran en este vehículo, buscando equilibrarlo a través de diversos métodos. El Reiki, la Acupuntura y el Chi Kung son ejemplos populares de esas prácticas. Aquí describimos otra más.

Por ser un poco mayor que el cuerpo físico, el cuerpo energético se presenta como un contorno brillante alrededor de la persona observada y es uno de los vehículos más fácilmente visibles a través de la clarividencia.

No confundir con el aura que es la extensión que se desprende de él y, acostumbra a variar de colores y espesuras alcanzando normalmente entre diez y cincuenta centímetros.

Hay mucha más información al respecto, pero creo que con esta base ya podemos entender de que va el post de hoy.

Entramos pues de lleno en materia.

La técnica de la Oscilación longitudinal Voluntaria de Energía (OLVE) consiste en mover las energías de nuestro cuerpo energético de la cabeza a los pies, subiendo y bajando esas energías, por dentro del propio cuerpo energético en un movimiento cíclico, a través de la voluntad, para activar y desbloquear el cuerpo energético.

De manera simplificada, uno de los objetivos de ese movimiento de oscilación longitudinal voluntaria es desbloquear y activar los chakras de su sistema energético. Además de eso, al aumentar la velocidad de oscilación de sus energías, puedes llegar también a un estado vibracional (EV), la condición de vibración completa del cuerpo energético, que indica el estado de equilibrio y homeostasis.

El estado vibracional (EV) es el estado ideal para practicar la clarividencia, pues indica una condición de desbloqueo y activación energética, lo que contribuye al parapsiquismo en general y, por tanto, a las percepciones visuales extrafísicas.

Para no hacer este post demasiado largo, haré una segunda parte explicando paso a paso de esta técnica.

Un fuerte abrazo a todos

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s