Lapislázuli, comunicación

lapislazuli-e1540138474943

Muy buenas a todos, hoy quiero compartir con vosotros uno de los capítulos de mi libro Piedras que curan, testimonios clicando en el nombre os direcciona a la entrada que hice de él en este blog, por sí queréis saber más.

Espero que os guste y que sigáis todos bien. Un fuerte abrazo.

Simplemente un Lapislázuli, si lo puedes encontrar afgano, que es el mejor, porqué  el chileno es de menor calidad, pero vale exactamente igual, es el que tiene más pintitas doradas, por eso tiene mayor poder. Si te lo pones en el dedo índice de la mano derecha, te sirve para hacer reclamaciones cuando no te hacen caso y para tener autoridad, pero autoridad bien entendida. Por ejemplo, una persona que va a dar una conferencia y quiere que le escuchen con  atención, un profesor que quiere tener la atención de  los alumnos sobre él y que le hagan caso, o por ejemplo yo lo he utilizado muchas veces cuando he tenido que cambiar algo, o tenía la razón sobre algún tema y no me han hecho caso, he vuelto a mi casa, me he puesto un anillo con lapislázuli en el dedo indicado, y me lo han arreglado al instante.

Habrá gente que se pregunte si es que al llevar la piedra me sugestiono, y eso me da seguridad en mi mismo y lo transmito a los demás, etc., etc., de sugestión nada, sólo tienes que probarlo, además cada persona y cada cuerpo reacciona de una manera diferente. Tampoco hace falta sugestionarse para tomarte una aspirina o gelocatil y que te quite el dolor de cabeza. -Carme Pérez de la Hiz-

anillo

Mi hijo Fernando, con 5 años de edad, era un niño muy introvertido, le costaba mucho explicarse, aunque le preguntasen, costaba muchísimo saber que pensaba, que sentía, que le había pasado, no había manera de averiguarlo.

Entonces, ante mi impotencia de no saber como ayudarle a expresarse, traté de encontrar una solución, no antes de haber tenido varías charlas con él sin ningún resultado satisfactorio. Hablando el tema con muchos amigos y familiares, uno de ellos   me recomendó que le pusiera un lapislázuli colgado de su cuello, que lo llevara por un tiempo y que viera a ver que pasaba.

No hubo que esperar casi nada, hasta que el maravilloso Mineral hizo efecto, parecía otro niño, no sólo ya se comunicaba con facilidad, sino que a medida que pasaban los días se hacía entender con más claridad y entendimiento propio casi de un adolescente.

Poco a poco llevaba la piedra en menor tiempo, sin que ello limitara su nueva actitud extrovertida, hasta que llegó un día en que ya ni se acordó de ponérsela, ambos entendimos, esta vez sin tener que mediar palabra, que ya la labor del lapislázuli había llegado a su fin.

colgante

En una ocasión me encontraba disfrutando de un Coro de una Iglesia, donde acostumbraba a ir a menudo ya hace cierto tiempo, cuando noté que una chica de las que actuaba tenía problemas en su garganta, no había manera que afinara su voz, con la correspondiente desazón del inoportuno momento. Yo en aquella época, acostumbraba a llevar una pulsera de lapislázuli, la cual, me encantaba y me proporcionaba mucho placer lucirla de lo bella que me parecía y la sensación tan gratificante que me hacía sentir.

En esos momentos de incertidumbre en el recinto religioso y viendo la casi desesperación de la corista, unido al murmullo de los asistentes al verse interrumpido el concierto, me animé sin pensarlo, y le ofrecí mi pulsera de lapislázuli, ella sin dudarlo se la colocó, y de inmediato, dio síntomas de mejorías, que siguieron a varías entonaciones y la reanudación del bello canto.

Al finalizar la actuación, Dafne, la excelente artista, me dio un millón de gracias por sacarla de tal apuro, a lo que yo le contesté:

No me las des a mi, sino al Mineral, el fue el que te proporcionó el alivio.

pulsera-lapislazuli-adaptable

Una piedra similar al lapislázuli es la Sodolita. Es excelente para la mente. Aporta claridad de juicio, objetividad, capacidad de comprensión. Mejora la capacidad de expresión. Predispone la mente al aprendizaje. Nos inspira y estimula la comunicación de nuestras ideas y la plasmación de nuestros proyectos. Nos libera de excesivas rigideces, así como de la timidez, abriéndonos a los demás. Àngeles, acostumbra a llevarla en forma de collar, que ajusta con un nudo a la altura de la garganta. Lo hace cuando ésta le duele, o tiene afonía.

collar sodalita

Un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s