Intercomunicados por el elemento invisible

45825013_1713790732058843_6304281712943693824_n

En esta era de la (in)/comunicación, en la que todos despotricamos de estas malas artes de (des)/ unirnos, pero que todos utilizamos, doy gracias por tener este aparatito con video-llamada. La razón es fácil, hoy estamos confinados en los hogares por razones que ya todos conocemos. Estando lejos o simplemente no siendo posible salir de casa ese aparatito me ha hecho sentir cerca de la familia por ejemplo. Gracias a ese aparatito puedo ver a los míos en la lejanía, saber cómo están físicamente sin que ellos me lo digan. Y sí, viéndolos yo.
Una broma, una sonrisa en directo hace más que mil palabras, cada cual reconoce los gestos de su interlocutor en directo, cosa que no sabemos cuando no tenemos esa imagen de ellos delante.
Hoy por hoy ese aparatito que es ya parte de nuestro organismo, nos ha hecho reír, nos ha puesto en conocimiento de noticias, nos ha ayudado a buscar información veraz, nos ha intercomunicado, tanto que parece una red de pescador todos interrelacionados, sin darnos cuenta nos hemos hecho células de una red interactiva. Cada uno con su función pero todos interactuando como en un nido de termitas o de hormigas, incluso tenemos a las malas células, esas células que hacen noticias falsas, bulos, estafas, incluso esas células maliciosas son parte de la red, en todas las comunidades de seres vivos siempre hay algunos individuos que optan por la forma negativa.
Nos hemos convertido sin saberlo en células interactivas, pero… ¿qué ocurre cuando nuestro transparente elemento cae? ¿Cómo nos sentimos? Es como un pollo sin cabeza, perdidos, aterrorizados, de pronto estamos perdidos, sufrimos síndrome de abstinencia.
Pero no, no es ese el caso…de hoy, el de hoy es el dar las gracias por hacernos sentir bien, por hacernos recobrar la tranquilidad interna de saber que muchos de aquellos, amigos, familiares o incluso conocidos están bien, o al menos no están mal, hoy tengo que dar las gracias, a que el elemento transparente nos permite ese acercamiento que cuando es real a veces es frio, pero en la distancia se hace cálido.
Hoy tengo que dar gracias a ese elemento transparente, porque estando cerrado sin poder salir, es fuente de inspiración, es fuente de contarme cosas, de hacerme aprender, de hacer que no sea un muñeco tirado en un viejo sofá, en una silla, como tuvieron que hacer en años pasados, en el siglo pasado, gente escondida días, semanas, años…. Para poder sobrevivir. Hoy no somos conscientes de lo que es realmente estar en casa con todas las ventajas tecnológicas, no lo somos, somos el son de la contrariedad, ahora todos queremos salir, andar…
Cuando volvamos otra vez a la normalidad, quizás nos demos cuenta que lo importante son las personas pocas o muchas, lo importante que es el poder salir cuando te plazca, lo bueno que ha sido conocer gente cercana sin móviles solo saludando a las 20.00h, desde la ventana o balcón.
Por eso hoy quiero dar las gracias a esas tecnologías que nos hacen este confinamiento más agradable y pensar por un momento que haríamos sin el internet, sin móvil, ¿por un momento habéis pensado ni tan siquiera qué pasaría por un día, una semana?

Javi El Barbaazul

Un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s