Gestión emocional

DSC_7017

Hoy en este apartado de Salud Consciente, quisiera comentaros la vital importancia que tiene la gestión emocional en nuestro día a día y en general en nuestro bienestar. Dominar o al menos controlar situaciones que de repente en el momento nos sorprenden, es en muchas ocasiones prevenir males mayores.

Es obvio que de buenas a primera no nos vamos a convertir en budas y ser seres super equilibrados, tampoco me refiero a eso. Más bien hablo de que poco a poco, progresivamente, tratemos de ir tomando consciencia de todo aquello que nos saca de nuestro centro y que por consiguiente, nos roba nuestra energía, poder de decisión y consiguiente malestar.

Actualmente todos sabemos que muchas enfermedades reconocidas y otras muchas tantas ocultas en nuestra intimidad, son provocadas por nuestra deficiente gestión al reaccionar de manera inconsciente al devenir cotidiano en el que estamos inmersos. Me refiero aquí a patologías como: estrés, depresión, ataques de nervios, ansiedad, insomnio, migrañas, etc… y también a sentimientos como: arrepentimiento, complejo de inferioridad, rabia, impotencia, frustración, inseguridad, etc… Todo ello aportaciones negativas a nuestro ser.

unini-pro-gestión-emocional-530x430

Os pondré varios ejemplos de situaciones donde habitualmente me desequilibran, pero que ya en varias ocasiones he parado unos segundos a observar que ocurría realmente y he tomado el control.

Situación nº 1

¿Quién no ha ido a tomar el metro, y de repente aparece en el andén y aún nos quedan un montón de escalones por bajar y vemos que la gente corre para agarrarlo y nosotros a su vez hacemos lo mismo sin tener ninguna prisa y sabiendo que el próximo llega en unos pocos minutos? Esta situación si la miramos fríamente es totalmente ridícula. Todo porque no se nos escape un tren que no es imprescindible cogerlo y con el riesgo latente de sufrir una caída y accidentarnos tontamente.

Situación nº 2

Venimos bastantes tranquilos y positivos. Nuestro diálogo interno es ameno y prevé un día agradable y sosegado, cuando sin darnos cuenta nos encontramos en una conversación con un amigo, ambos alteraos, enojados, criticando y juzgando a diestro y siniestro, sin dejar títere con cabeza, quejándonos de nuestra situación actual, incluso de pasadas que ya no nos va ni nos viene y únicamente comentando experiencias o posibles encuentros negativos. ¿Qué diantre ha ocurrido aquí?

Podría poner muchos más ejemplos similares, pero creo que con estos dos y los que se os vienen a la cabeza a vosotros es más que suficiente.

Para combatir estos impedimentos mentales que nos imponemos nosotros mismos, podríamos prestar más atención, precisamente a nuestro famoso diálogo interno.

En mi opinión, sí tratamos de mermar estas reacciones perjudiciales  a las que estamos mal acostumbrados, hasta una presencia mínima en nuestras vidas con las siguientes acciones (tomadas del curso método acces) , nuestra existencia mejorará enormemente en salud emocional y en consecuencia en todos nuestros aspectos como ser humano.

gestion-emocional-accionate-1080x675

Especulación (estéril)

La especulación nos separa del momento presente. Pensar recurrentemente en lo que hubiera sido y en lo que podrá ser es un derroche de energía innecesario y estéril. Otra cosa muy diferente es discernir cuando estás revisando acciones del pasado para extraer información válida, y calcular, diseñar y  pensar soluciones usando la razón.

Queja

La queja es inmovilismo, estancamiento, falta de acción.

Si la queja viene dada por una pérdida, permítete el tiempo de duelo que consideres, pero no te recrees en ello, ni te conviertas en víctima del proceso.

-Cuando detectes la queja, acepta la situación y busca dos cosas positivas de esa situación.

-Cuando te quejes sobre ti, busca dos logros por los que felicitarte.

Crítica (destructiva o estéril)

-Antes de criticar, espera a que vuelva a suceder lo mismo.

-Si vuelve a pasar y te atañe, transfórmala y critica constructivamente. Usa el “método sándwich”. Consiste en colocar la crítica entre dos críticas constructivas o halagos, sin caer en el ensalzamiento del ego gratuito hacia la otra persona. Esto sirve tanto para la persona sobre la que se critica como para la que realiza la crítica, ya que “le obliga” a buscar esas partes positivas de la situación, acercándola a la ecuanimidad.

Ego (ensalzamiento del ego-importancia personal)

Cuando alguien nos ofende y eso genera una reacción en nosotros, es la importancia personal lo que estamos defendiendo. Estamos defendiendo algo ficticio, algo que no es permanente, puesto que lo que tú eres, lo seguirás siendo cuando prescindas de tu cuerpo físico. Por lo tanto, eso que se siente atacado, no eres tú.

Para que la importancia personal o el ensalzamiento del ego, dejen de tomar protagonismo en tu vida:

-Evita hablar de ti, salvo en situaciones productivas, como en la necesidad de expresar una emoción o en una entrevista de trabajo, por ejemplo.

  • Evita hablar de tus proyectos -salvo que a la persona que se lo vayas a explicar, tenga que estar directamente vinculada a él- hasta que el proyecto esté materializado.
  • Evita vanagloriarte de tus actos y verbalizarlo.
  • Evita esperar “tu turno de palabra” y empezar con un “pues yo…”

Juicios

Acciones que van asociadas a la crítica, a la queja y a la importancia personal. En el momento que éstos pierden terreno, los juicios tienden a disiparse.

  • Haz una pausa cuando los detectes.
  • Desafía a tu pensamiento de juicio (puede que no tengas razón).
  • Trata de entender.
  • Si alguien está en deuda contigo, recuerda las personas que te han ayudado.

Saber decir “no”

Evitar decir “no” cuando en realidad se siente que se tiene que decir, genera posteriores derivaciones de pensamiento y actividad de pensamiento que lleva a conflictos emocionales de la persona, con la propia persona, por no haber sabido o expresado en el momento que tocaba, el “no”. Las emociones y sensaciones asociadas suelen ser de sumisión, tristeza, falta de autoestima y sensación de inferioridad.

Para aprender a gestionar a decir ”no” he aquí siete pasos:

  • mantén un lenguaje corporal firme.
  • Se rotundo sin ser agresivo.
  • Sé asertivo.
  • Sé empático.
  • Evita usar el “es que” tras el “no”.
  • Asegura que el “no” quede cerrado si es preciso.
  • Entrena el ”no”.

unnamed

Control emocional

Ser proactivo en vez de reactivo es esencial para tener una buena capacidad de gestionar y tener el control de nuestras emociones. Ser proactivo se refiere a una persona que toma activamente el control y decide que hacer en cada momento, anticipándose a los acontecimientos.

Apoyos para lograr, ante una situación, el control emocional:

– Parar

– Respirar.

– Identificar.

– Aceptar.

– Actuar.

Podría extenderme muuuucho más, pero creo que con lo aportado en esta ocasión ya tenemos material más que suficiente para ir ocupándonos de nuestras emociones.

Nuestras emociones pueden ser nuestra mayor fortaleza o nuestra peor debilidad, todo depende de cómo las manejemos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s