Hotel Westin Palace de Madrid

DyGgu5eXQAABvNr

Semana Santa de 2013, recorriendo las calles más céntricas de la capital, siguiendo la procesión del Cristo de Medinaceli, llegamos a las puertas del emblemático e histórico Hotel Westin Palace de Madrid. Una de mis amigas locales nos anima a entrar en él, asegurando que es una maravilla y que no nos dejará indiferentes, no sabía cuanta razón tenía.

Vamos directo a ver su famosa cúpula del restaurante y decidimos ir al lavabo.

The-Westin-Palace-Madrid-bar-1

Entramos mi amigo y yo en el correspondiente de caballeros, en frente se encuentran los lavamanos, a la derecha una pared lisa de azulejos, por lógica los urinarios y tazas de water deberían encontrarse a la izquierda, pues después de mirar, buscar y examinar esa zona, no había manera de encontrarlos. Estuvimos como más de un minuto tratando de ver una puerta o acceso a ellos, no dábamos crédito a que no los encontráramos. Pensando que igual tenían una puerta corredera o funcionaban con célula fotosensible, hicimos los correspondientes amagos para poder ver el acceso, y no hubo manera, solamente una pared de azulejos y nada más. Salimos del lavabo extrañísimos y pensando que igual estaban en otra habitación contigua, cosa muy rara. En la zona común, le comento a mi amigo que era imposible que no hubiéramos visto donde hacer nuestras necesidades y que debíamos entrar de nuevo. Entramos, y ahí estaban, donde tenían que estar desde un principio. Nos quedamos perplejos. la pared de azulejos tenía un orificio en forma de puerta, con escalón y una señal enorme pintada a rayas intercaladas de amarillo y negro para evitar accidentes. Esta puerta daba paso a varios urinarios y los diferentes espacios para las tazas de water. Imposible no verla. Se dio la circunstancia que en todo ese espacio de tiempo estuvimos solos, pero os aseguro que ni bebimos, ni tomamos nada, y estábamos en plenitud de  facultades físicas. Mi amigo Alber a diferencia de mi, que me encantan los temas de misterio y fenómenos paranormales, es muy racional, y hasta día de hoy no da crédito de lo que vivimos esa noche. Pero no acabó ahí la historia….

422694_l

Al año siguiente y por las mismas fechas más o menos, visité de nuevo Madrid con motivo de Una Feria esotérica donde esperaba asistir a la conferencia de mi amiga Carmen. Era muy céntrica y muy próxima al Hotel, así que me dirigí a visitar de nuevo sus “desconcertantes” lavabos. Una vez dentro, todo era normal, ya me disponía a salir de ellos cuando me percaté de la presencia de la señora de la limpieza, me quedé mirándola fijamente pensando que ella igual también podía haber tenido una experiencia similar. Me preguntó que si necesitaba algo, y le conté lo vivido hace un año. Para mi sorpresa, la señora me respondió que mi anterior visita debía haber sido hace varios años atrás, hablaba de más de uno claramente, que aún no habían hecho la obra pertinente que dio lugar a la zona de urinarios y tazas de water.

No se que os da a pensar a vosotros, y si conoceis sucesos extraños ocurridos en este Hotel centenario, pero yo no encuentro otra explicación más lógica que haber entrado en otro espacio-tiempo donde aún no existía la zona mencionada.

 

Un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s