No te preocupes, ocúpate

2007_0818nocturnas0196

Cada vez observo con más claridad que le dedico excesivo tiempo mental, sobretodo, a pensar en lo que podría haber sido o en lo que podría ser si hiciera o dejara de hacer tal cosa.

Venga darle vueltas a la cabeza sobre asuntos que me inquietan y que tarde o temprano se resolverán, me gusten los resultados o no.

El estar preocupados no nos hace más que perder energía que podemos utilizar para otras acciones cotidianas. Nos estanca y al contrario de nuestro objetivo, no nos da soluciones eficaces a nuestros problemas. Nos impide ver con claridad una solución y amplia nuestra angustia.

Desde aquí, ni mucho menos planteo el no meditar las cosas y dedicarles un tiempo razonable a encontrarles una solución. Pero en ningún caso nos ha de incrementar el tema a resolver obsesionándonos en resolverlo cuanto antes. Todo a su debido tiempo. Ni que decir tiene, el rememorar vivencias pasadas que ya ni existen. Situaciones que no acabaron con los resultados que nos hubieran gustado nos asaltan a nuestra mente, con la única intención de obstaculizar nuestro día a día, que es al fin y al cabo, donde debemos estar presentes y donde realmente podemos influir.

Como ya comenté en mi anterior reflexión sobre compartir es mejor que competir, nuestra convivencia invita a esa precipitación y ansia por tener todo bajo control, que a la postre provoca un resultado a la inversa y nos genera más dolor de cabeza del deseado.

Mi propuesta se centra en ocuparnos de nuestra vida, tanto en asuntos mayores como en menores. Ni demorar una puesta en acción, ni precipitarnos en resolver aquello que a de llegar. Y es que en ocasiones ni se cumplen y la vida los lleva por otros derroteros que nosotros con nuestra preocupación ni habíamos vislumbrado.

Ocupándonos de nuestros asuntos vamos a ganar en calidad de vida, nos sentiremos más libres, sin esas ataduras que nos crean esas expectativas tan caprichosas a veces y que en muchas ocasiones la vida misma las pone en su justo lugar.

Ya por último, quisiera transmitir el mensaje de que sí intentamos ser cada vez más coherentes en nuestra vida, estoy convencido que ésta fluirá sin darnos cuenta.

El preocuparse no se lleva los problemas del mañana, se lleva la paz de hoy.

 

 

Un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s